El nuevo abrefácil de Calvo causa decenas de amputaciones

Cientos de consumidores han interpuesto una demanda conjunta contra la marca de conservas Calvo por el nuevo abrefácil que la empresa ha implementado en sus latas de atún y de berberechos. El nuevo sistema de apertura consiste en una pequeña carga de explosivos que, en teoría, hace que el proceso de abrir las latas sea tan sencillo “como abrir un sobre de papel o demoler un edificio pequeño”, según reza la publicidad que acompaña a los nuevos envases. La marca reconoce ahora que quizá algunas latas contenían demasiada nitroglicerina y promete que en adelante se reducirá su cantidad para que no ocurran incidentes similares. Aparte de perder dedos e incluso la mano entera, algunos de los usuarios afectados se quejan de que el atún les ha salpicado todo el rostro impregnándolo de un olor penetrante y muy difícil de eliminar. La mayor parte de las latas, sin embargo, ni siquiera se han abierto tras la explosión.leer más en El Mundo Today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.