Una bailarina del Ballet Ruso se duerme a media pirueta de puro aburrimiento

De El Mundo Today
dormida
Lina Pashkova, integrante del Ballet Imperial Ruso desde hace diez años, se durmió ayer mientras representaba el tercer acto de “El lago de los cisnes”, en el que la reina le pide a Sigfrido que elija esposa. “Suerte que no estaba en el lago porque se habría ahogado”, explica el director artístico del espectáculo. La bailarina se durmió en el aire al ser levantada con gracilidad por otro bailarín y luego cayó al suelo, permaneciendo en él durante más de cinco minutos mientras sus compañeras seguían mecánicamente la coreografía y la iban empujando con los pies hacia un extremo del escenario.

“Nadie se dio cuenta porque cayó en un lateral y el foco de la escena estaba en el centro. No se despertó hasta que una compañera la hizo caer al patio de butacas con una patada involuntaria. Su caída despertó a tres personas del público, a quienes golpeó en la cara con las nalgas”, explica un trabajador del teatro. La compañía admite que este tipo de incidentes suelen ocurrir en los ensayos pero no en las representaciones con público.

“Me dejé llevar por el vaivén de la música. Era un momento de la obra muy ceremonial, muy hechizante. Y además había comido fabada en el Nebraska, lo cual, quieras que no, te deja amodorrada”, admite la bailarina.

Uno de los cisnes enseñaba un testículo

Pashkova no será sancionada por lo ocurrido pero sí se multará a Alexei Bekzhanov, uno de los bailarines que estuvo haciendo de cisne con un testículo asomando por un extremo de las mallas. Aunque algunos espectadores consideran que “ese cisne con el huevo fuera era lo único que nos mantenía en tensión”, el director artístico cree que se trata de un descuido inadmisible. El bailarín, pues, será trasladado a “El Cascanueces”, donde podrá “sacarse lo que quiera, si es que se atreve”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *